La voz de un continente olvidado

Publicado: mayo 2, 2013 en Aitana García Cantos
Etiquetas:, , , ,

Aitana García

PRVOL_07_AITANA GARCÍA

 

 

Título: Los cínicos no sirven para este oficio. Sobre el buen periodismo

Autor: Ryszard Kapuscinski

Editorial: Anagrama

Número de páginas: 124

ISBN: 978-84-339-6796-1

Palabras clave: Kapuscinski, África, otredad, pobreza, expolio

cinismo.

(Del lat. cynismus, y este del gr. κυνισμός).

1. m. Desvergüenza en el mentir o en la defensa y práctica de acciones o doctrinas vituperables.

2. m. Impudencia, obscenidad descarada.

3. m. Doctrina de los cínicos

4. m. desus. Afectación de desaseo y grosería.

 “La cosa más oscura sobre África ha sido siempre nuestra ignorancia de ella”, George Kimble, geógrafo. Ryszard Kapuscinski intentó poner luz en ese desconocimiento que Occidente tenía sobre África. El periodista polaco llevaba el periodismo enraizado en la piel y contribuyó a dejar un legado de realidad en su condición de historiador. Esa entrega le valió el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades en 2003, un reconocimiento que llegó cuatro años antes de su fallecimiento.

En Los cínicos no sirven para este oficio. Sobre el buen periodismo se recogen tres encuentros con profesionales que Kapuscinski mantiene en congresos sobre periodismo. Su voz queda reflejada de una forma auténtica y sin el resguardo que proporciona la intimidad de escribir. Sus palabras revelan su opinión acerca de la situación actual de trasformación que vive la profesión (Ismael sigue navegando), su paso por África (“Explicar un continente: la historia de su desarrollo”) y sobre el arte de contar historias (“El relato en un diente de ajo”).

kapuscinski

Kapuscinski con militares en la guerra de Angola

En apenas las cien páginas que guardan las opiniones del maestro, brota esa condición humana que fijaba su compromiso con la Otredad y que lo obligaba a acercarse a ella: “La táctica de la sonrisa es el mejor camino para vencer la resistencia”. Este compromiso nació en 1956, cuando tuvo su primer contacto con el Tercer Mundo en un viaje a la India, Pakistán y Afganistán. Desde aquellos instantes, supo que quería centrar su trabajo en aquellos países que permanecían a la sombra del mundo:

“Escribía sobre todo porque los pobres suelen ser silenciosos. La pobreza no llora, la pobreza no tiene voz. La pobreza sufre, pero sufre en silencio. La pobreza no se rebela”

Por estas razones, el capítulo “Explicar un continente: la historia de su desarrollo” es el que penetra en la esencia de la profesión de Kapuscinski, pues en África realizó una de sus labores más recordadas dándole voz al pueblo africano. Un pueblo que en 1885 quedó fragmentado en la Conferencia de Berlín cuando Francia, Alemania y Reino Unido dispusieron los territorios del continente conforme a los intereses de sus imperios coloniales. “Salvo por el nombre geográfico, África no existe”, se lamentaba el escritor por el abuso al que sometieron a los oriundos.

africa4

Reparto de África tras la Conferencia de Berlín en 1885

La experiencia de Kapuscinski en el continente negro le permitió ser testigo de numerosos conflictos que han asediado África durante décadas, así como de los personajes que han contribuido a su desarrollo y forman parte de una historia que al hemisferio norte le es muy lejana. Kwane Nkrumah, Ben Bella, Sékou Touré, Jomo Kenyatta o Haile Selassie, forjaron son algunos de ellos que en beneficio o perjuicio han protagonizado el porvenir de aquellas tierras.

Como explica Kapuscinski, antes fueron los imperios coloniales y en la última mitad de siglo organizaciones como el Fondo Monetario Internacional y países como EEUU y China se dedican a expoliar el continente en el que nació la humanidad. En medio de los desastres que asolan el el territorio, la esperanza es lo último que se pierde. Ojalá surjan figuras como Nelson Mandela que reconduzcan África. Ojalá periodistas como Kapuscinski estén presentes para narrar el continente olvidado.

 Citas:

– “Es ésta una profesión muy exigente (…). Convivimos con ella veinticuatro horas al día”, p.32

– “Creo que para ejercer el periodismo, ante todo, hay que ser un buen hombre, o una buena mujer: buenos seres humanos. Las malas personas no pueden ser buenos periodistas.”,p.38

– “El verdadero periodismo es intencional, a saber: aquel que se fija un objetivo y que intenta provocar algún tipo de cambio”, p.38

– “Yo creo que en el siglo XX hemos vivido una experiencia histórica única: la creación de un planeta independiente (…).Todas mis obras están dedicadas a esta excepcional experiencia humana”, p.52

– “El final del enfrentamiento entre EEUU y la URSS no ha significado la paz en África”, p.80

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s