En la lucha por la audiencia

Publicado: abril 29, 2013 en Grupo 23
Etiquetas:, , , ,

PR10_JORNADAS_300413_GRUPO23

En el reportaje televisivo hay alternativas al sensacionalismo.Salvados” y su posicionamiento como líder de audiencia la noche del domingo demuestra que es posible la calidad de los reportajes informativos sin rozar el límite con el espectáculo. El triunfo del programa de Jordi Évole no reside en la presencia del “Follonero” en pantalla, sino en sus fuentes, en la interacción que el periodista mantiene con los espectadores a través de las redes sociales durante la emisión del reportaje y especialmente en el tratamiento de los temas.

Jordi Évole tuiteando durante la retransmisión de Salvados del día 28 de Abril de 2013

Jordi Évole tuiteando durante la retransmisión de Salvados del día 28 de Abril de 2013

La línea que separa el gancho del espectáculo es delgada, quebradiza y, en algunos casos, prácticamente inexistente. Con el sensacionalismo por bandera, son muchos los medios que abogan por captar a la audiencia a través del impacto, dejando de lado la calidad de los contenidos. Tal y como Bienvenido León expuso en las VIII Jornadas Internacionales de Periodismo que se celebraron el pasado 16 y 17 de abril en la UMH, “estamos en un momento dulce del reportaje porque Évole está arrasando”. Pero sólo Évole.

El hecho de que un programa consiga convertirse en un referente televisivo y líder de su franja horaria a través de la calidad es, por desgracia, una excepción. Como recordaron diversos expertos en las jornadas, la tónica general es distinta. “El problema de programas tipo Callejeros es que son poco informativos y en ocasiones superficiales” Los programas que más éxito cosechan suelen ser aquellos que hacen de la anécdota una rutina, recreándose en detalles que más bien se deberían omitir. En definitiva, la audiencia elige los programas que hacen del sensacionalismo su seña de identidad.

21 días, Vidas anónimas o Callejeros son un ejemplo de híbrido en el que el peso del entretenimiento desequilibra la balanza en detrimento de la información. Sus características combinan los barridos superficiales de realidades descontextualizadas y que no reportan al espectador más que unos minutos de entretenimiento. Un reportaje excelente es el que refleja los entresijos de la sociedad a través del análisis de los hechos. Asimismo, la información que se ofrece debe tener la capacidad de dejar un poso en la conciencia del espectador e invitarlo a la reflexión. “El mejor reportaje es aquel que te entra por la piel y consigue que todos tus sentidos estén en alerta”, concluyó Gema Soriano, directora de Repor.

Gema Soriano, directora de repor, en las VIII Jornadas Internacionales de Periodismo

Gema Soriano, directora de repor, en las VIII Jornadas Internacionales de Periodismo

La valoración de Soriano acerca de la forma de estos programas denostaba la animadversión hacia estos híbridos que no hacen más que tambalear los pilares de la profesión periodística y que además, ocupan el prime time. En esta línea de formato de infoentretenimiento, se incluye otra característica: el periodista que adopta el papel de protagonista del reportaje actuando como guía de los mismos. Respecto a esta cuestión, Soriano protestó: “Me importa un pimiento que una reportera pase 21 días donde sea, los importantes son los protagonistas”.

Y no es de extrañar que la directora de Repor se expresara en estos términos teniendo en cuenta que, a pesar de que sus programas cumplen todos los requisitos imprescindibles para un buen reportaje, las horas intempestivas a las que se emiten obligan al espectador a trasnochar. En definitiva, su índice de audiencia dista considerablemente de los del ideal de un programa cuya base es el periodismo y que apuesta por los contenidos de calidad.

Las VIII Jornadas de Periodismo UMH hicieron reflexionar a los asistentes sobre el eterno debate que planea sobre los programas de infoentretenimiento que copan nuestras pantallas: ¿su aparición (y sustento) es culpa directa de la audiencia, que los demandan como muestras su altas cifras de share, o por el contrario, el público los consume porque no hay otra alternativa? La falta de respuestas contundentes volvió a demostrar que, como en un buen reportaje, todo depende del enfoque que se le dé.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s