Red de mentiras

Publicado: marzo 27, 2013 en Patricia López Llamas
Etiquetas:, , ,

Patricia LópezPR08_GLASS_130213_PATRICIA_LÓPEZ

“Todos hemos desconfiado de otras personas alguna vez. Pensamos mal de los demás, una frase suya, una mirada, nos sugieren todo un mundo de ideas y no siempre buenas. Algunas de esas ideas, por desgracia, corresponderán a la realidad, otras sin embargo no. Esta es una situación más o menos habitual que puede dar pie a malos entendidos que necesitan aclararse pero no trascienden más”. Así explica la psicóloga Silvia Sureste la sensación que produce la desconfianza. Desconfianza que en muchas ocasiones se vincula a los medios digitales y que no suelen suscitar los medios impresos. Pero gracias a la investigación de Forbes.com, medio digital pionero en Estados Unidos, se pudo descubrir una de las mayores farsas que ha habido en la historia del periodismo: el caso Stephen Glass.

www.forbes.com/1998/05/11/otw.html

Artículo publicado por Forbes sobre el caso Stephen Glass

Fue Adam Penenberg, redactor de Forbes, quien sospechó del artículo, ‘Hack Heaven’, que catapultó al periodista de The New Republic. Tras un contraste fehaciente de las fuentes que resultaron falsas, y un interrogatorio al propio Stephen Glass se determinó la quimera de esta supuesta promesa del periodismo. Lo extraño es que tardaran tanto y tan sólo un medio se diera cuenta de esta red de mentiras, 41 artículos publicados, 27 inventados.

Como se puede ver en la película ‘El precio de la verdad’ todo aquel que asistía a las reuniones de la revista The New Republic se quedaba fascinado con las historias que Glass contaba, sucesos que todo periodista querría conseguir y que él siempre tenía, el problema es que eran eso, historias. Pura invención no contrastada por la genialidad de aquel que escribe.

Imprescindible para todos los medios es la verificación de las fuentes. De esta manera se asegura al lector una información de primera mano, veraz y rigurosa. No importa la fama o la empatía del autor del artículo, sino la confianza que deposita el lector en él.

La ética profesional, característica primordial para el periodismo que no hay que olvidar nunca. Al principio de la película Billy Ray, director y guionista, hace una comparativa entre dos tipos de periodistas en el que basa la clave de la película. Este fragmento, que provoca cuanto menos reflexionar, lo narra el protagonista Stephen Glass:

El periodismo esta lleno de fantasmas, de fanfarrones e imbéciles, que están siempre vendiéndose, y negociando los contactos. Intentando parecer más importantes de lo que son. Lo bueno es que esta clase de periodistas te ayudan a destacar. Si eres incluso un poco humilde, un poco modesto o solícito, puedes sobresalir. Por eso le llevas el almuerzo a un compañero si aún no ha terminado su artículo. Te acuerdas de los cumpleaños. Es cierto, el periodismo es un trabajo muy duro. Todos estamos bajo presión y nos sacrificamos por sacar el número a tiempo. Nadie duerme apenas, pero a veces puedes esbozar una sonrisa. Algunos periodistas creen que el contenido político es lo que hace memorable un artículo, yo creo que son las personas que descubres. Sus rarezas, sus defectos. Aquello que los hace graciosos o más humanos. El periodismo es el arte de captar el comportamiento. Tienes que saber para quién escribes, y tienes que saber qué se te da mejor. Yo tomo nota de lo que hace la gente, averiguo lo que la conmueve, lo que la asusta, y sobre eso escribo. De este modo, son las personas las que cuentan la historia, y ¿sabéis qué? Esta clase de artículos también pueden ganar premios Pulitzer

 

Siguiendo stephene glasscon las características a destacar en este caso se puede remarcar la empatía, muy importante para esta profesión. Ryszard Kapuscinski decíalas personas deben percibir que tenemos un interés auténtico por conocerlos y comprenderlos”. Stephen Glass también, y lo utilizó para acercarse a sus compañeros de profesión de manera que nadie pudiera llegar a sospechar nada.

Por ello es necesaria la autorregulación de los medios. Debe existir un método de verificación de la información por parte de otras personas ajenas al periodista que escribe para poder ofrecer un producto de calidad. No se trata de la desconfianza al profesional sino de plantear una política de estricta rigurosidad parecida al de The New Republic pero efectiva.

Muchas son las conclusiones que se pueden extraer de este caso. A raíz de la anterior se entiende que, los errores existen así que si alguna información logra traspasar los filtros del medio, existen otras técnicas para corroborar la autenticidad de un artículo. Esta es la que aparece en la película. Que otro medio al no estar enterado de dicha noticia, investigue y lo saque a la luz. Control que se realizan los medios unos a otros muy de vez en cuando teniendo en cuenta que éste periodista, Glass, logró publicar con The New Republic la friolera de 27 artículos inventados de los que nadie dudó en primera instancia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s