Periodismo en las venas

Publicado: noviembre 29, 2012 en Verónica Gómez Carrasco
Etiquetas:, , , ,

Verónica GómezPR03_KAPU_141212_VERÓNICA_GÓMEZ

 

 

 

 

 

¿Por qué es famoso Riszard Kapuscinski? Con esta pregunta se abría la ponencia que Beata Nowacka, biógrafa del periodista polaco, impartió en el aula de cuarto de Periodismo de la UMH. Podríamos dar múltiples respuestas a esta incógnita. Kapuscinsky fue historiador, escritor, practicó el ensayo y la poesía pero, ante todo, fue periodista clave para comprender los acontecimientos de su tiempo.

21112012038

 

Ramón Lobo, ex periodista de El País, afirma que a la hora de dar a conocer un hecho “la primera fuente siempre es el  taxista. La segunda, el que lleva las maletas”. De haberlo escuchado, Kapuscinski hubiera estado de acuerdo. Viajero incansable y recolector de historias rescatadas entre guerras y revoluciones, solía apoyarse en los pequeños relatos para comprender algo más grande: la historia del propio acontecimiento. Por ello, puede decirse que ha servido de inspiración para grandes periodistas posteriores.

A lo largo de su exposición sobre la vida profesional de Kapuscinski, volvió a recordarse que la búsqueda de la verdad es el único motor del periodista, lo que le valió el premio Príncipe de Asturias de Comunicación en 2003. Y para llegar hasta ella no dudó en poner en peligro su vida cada vez que fue necesario. Así escribió múltiples reportajes en zonas de conflicto, donde otros hacían sus crónicas sin salir de la habitación de hotel.

Kapuscinski fue un periodista de raza y, al igual que comentaba Gervasio Sánchez, él “prefería ver la guerra desde el lado en donde caen las bombas”. Era la única forma de conocer y difundir esa verdad de la que hablamos, de ser la voz de quienes no la tienen. Como Beata recordó, “si Kapuscinski hubiera creído en los reportes oficiales, Israel hubiera perdido tres veces su ejército y Egipto cinco veces el suyo durante la guerra de 1967”.

En una época donde la rapidez prima sobre la calidad, es necesario tener presentes a figuras que consiguieron prestigio y reconocimiento atemporal gracias al análisis crítico de la realidad y la apuesta por el buen periodismo. El novelista Alejo Carpentier afirmaba que el periodismo “es una maravillosa escuela de la vida”. Sin duda, Kapuscinski fue el mejor maestro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s