Buscando un lugar para el periodismo impreso

Publicado: noviembre 12, 2012 en Verónica Gómez Carrasco
Etiquetas:, , ,

 Verónica GómezPRVOL_01_VERÓNICAGÓMEZ

“La primicia y la inmediatez de la información han sido uno de los más preciados estandartes del periodismo. Pero el tiempo, la cuarta dimensión, ha comenzado un proceso de aceleración que ha impactado notablemente en la comunicación“ señala la periodista Laura Corvalán. No le falta razón. El “aquí y ahora”, esa maravillosa ventaja que conllevan las nuevas tecnologías, está pasando factura a la prensa escrita, a su contenido y, muy especialmente, a sus periodistas. Así lo muestra el libro “Queremos saber: Cómo y por qué la crisis del periodismo nos afecta a todos”, que Maruja Torres analiza en su artículo de El País.

24384_s3

      Con este pretexto, la escritora y periodista nos recuerda que hubo tiempos mejores para la profesión. Con unas situación laboral marcada por el desempleo y la precariedad laboral cuesta creer que, años atrás, la calidad era un valor indiscutible e independiente de los beneficios que reportara el medio

     El periodismo es el cuarto poder ¿Todavía podemos afirmarlo? Ya no forma, no informa y, más que entretener, embota el cerebro de su público. El poder del periodista está minado; el profesional de la información sólo aspira a permanecer en plantilla un día más. El culpable de este servilismo, de la domesticación de un oficio que por definición debería ser rebelarse, es, entre otros, el aspecto económico. Todos recordamos a Ann Mitchel, incansable periodista en la oscarizada “Juan Nadie”, quien debía mantener a su familia con un salario condicionado a las morbosas noticias que fuera capaz de publicar. Fuera de la gran pantalla son miles los profesionales que también tienen que sobrevivir con los cada vez más recortados sueldos que reciben de su medio. Las opciones se reducen a abandonar o plasmar la noticia desde un punto de vista que no conoce de críticas, razonamientos o análisis de la actualidad.

 

     Estas presiones han pasado factura al oficio en general y a la prensa escrita en particular. Las caídas de ventas lo gritan, su falta de rapidez lo sentencia y los lectores lo confirman: lo impreso no termina de encontrar su lugar en el mundo digital. “Quizá es que no se ha sabido reaccionar a tiempo al ver como lo antiguose destruye más rápido que se crea lo nuevo”, reflexionaba la reportera Rosa María Calaf. Ha llegado el momento de que la prensa tradicional se reinvente, dejando que la unión entre inmediatez y tecnología se encargue del aquí y ahora. El análisis profundo, la pausa para comprender la realidad que nos rodea y aquella que no alcanzamos a ver también está condenado a desaparecer, tan rápido o más que la prensa escrita. En la unión de ambos elementos, tan imprescindibles como denostados, está su futuro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s